Entradas populares

viernes, 6 de julio de 2012

Festival con un millón de corazones





Zagreb, 4 de julio de 2012

               Zagreb es una ciudad con un millón de corazones, tantos como  habitantes tiene; así reza su lema turístico. Y a fe que lo consigue porque cada ciudadano se desvive por hacer agradable la estancia a los viajeros que a ella acuden.

               El cronista se encuentra en la capital de Croacia para acudir al primer festival de cine turístico que dirige mi buena amiga Spomenka Saraga, una interesante y atractiva mujer a la que conocí hace tiempo en Amorgós y posteriormente en el festival de cine de Varsovia.

               El viajero llego por la noche desde España, vía Zurich y esta mañana se ha dedicado a patear la parte alta de Zagreb, que ya conocía pero que gustó recordar. Estuve aquí en 1996 y me aloje en el prestigioso hotel Explanada, levantado en 1924 para los  viajeros que hacían la ruta del Orient Express con destino a Estambul y que puso de moda Agatha Christie con su novela “Asesinato en el Orient Express”, llevada al cine En dicho hotel que entonces dirigía Amelia Tomasevic, a la que salude recientemente en Lecce (Italia). Pues bien en este magnifico hotel, que me recuerda al Ritz de Madrid, se alojaron personalidades como Josephine Baker O el soviético Leónidas Brevnief.



               La jornada comienza subiendo a la ciudad alta en el funicular (5 kunas, menos de un euro), que lleva hasta la torre medieval de Lotrscak, desde donde a las 12 en punto de mediodía se dispara un cañón que se oye en buena parte de la ciudad. A mediodía –cuando se escucho el cañón- empecé mi paseo desde el lujoso y bien cuidado hotel Westin, junto al Museo Mimara, lugar de celebración de festival.



 

               Tras la torre, la cercana y bellísima iglesia de San Marcos, con un vistoso tejado con los escudos de la ciudad y de la nación. Alrededor de la preciosa plaza de San Marcos, el Sabor, o Parlamento, donde abundan los coches lujosos que esperan, como en España, a los políticos de turno. Muy cerca se encuentra la iglesia de los jesuitas dedicada a Santa Catalina y el convento jesuítico transformado hoy en un magnifico museo al que se debe acceder aunque sea para descansar del enorme calor que hace en las calles de la ciudad. Primera parada en el camino.


               Hacia la catedral se encuentra uno con la única puerta medieval, la de la Virgen de Piedra, muy venerada en Zagreb y que en el siglo XVIII se quemó salvándose milagrosamente la imagen. Sigue siendo muy, muy venerada, con numerosas placas de agradecimiento en las paredes. A la salida, una estatua de San Jorge matando al dragón me recuerda a la de mi Cáceres natal, patrón de la ciudad extremeña, ya que fue un 23 de abril cuando los cristianos conquistaron Cáceres a los moros.

               Se pasa por estrechas callejuelas, incluso por el interesante mercado  central para llegar a la Plaza de la Catedral, centro del antiguo barrio de Kaptol (el de los canónigos). Aun se encuentra el edificio gótico de la catedral rodeado por murallas y torres defensivas dan idea de las batallas que se han luchado en sus cercanías. Su interior lo visitó hace años el papa Polaco Juan Pablo II. De aquí se baja a la plaza principal Bana Jelacica, que me recuerda a la Puerta del Sol, pero con muchísimos anuncios que la afean. Este recorrido turístico, bien hecho y sin hacerlo a pleno sol, puede durar una hora.



               Hablemos un poco del festival: Se han presentado 132 películas de diversos países europeos, americanos y asiáticos, tan distantes como Bangla Desh o Japón. La inauguración oficial del festival fue muy elegante y se celebró en el salón de actos del Museo Mimara, a una manzana del hotel Westin, donde uno se aloja. El Museo Mimara tiene como nombre el de un artista y coleccionista croata de obras de arte, Ante Topic Mimara, quien tras vivir por el mundo se acordó de su tierra donando todas sus pertenencias. El Museo tiene obras maestras de Rafael, Velázquez, rube3ns, Rembrandt o Goya. ¡Vamos, un lujo!



               Forman parte del jurado amigos míos como el inglés-español, David Cooper, o los austriacos Alexander Kammel y Andredas Meschuh. Han tenido mucho trabajo, pero el resultado ha sido muy digno. Mañana sabremos el resultado final.

No hay comentarios: