Entradas populares

jueves, 22 de marzo de 2018

IV Festival Internacional del Audiovisual sobre el Comercio, la Cultura y el Turismo FIACULT 2018






            El 21 de marzo, inaugurando la bellísima primavera romana, se celebró en la Capital Eterna, el IV Festival Internacional del Audiovisual sobre el Comercio, Cultura y Turismo (FIACULT 2018), que dirige la brasileña de Florianópolis, Marta Lobo de Sousa. www.fiacult.com y del que he tenido el honor de formar parte de su jurado internacional.

 

      Previamente a la gala de entrega de premios, hubo un interesante seminario en el que intervino entre otros, el cineasta inglés, aposentado en España, David Cooper, con numerosos premios cinematográficos internacionales y galardonado por la UNESCO.

 

            El acto de la entrega de premios se celebró en el Teatro Palacio de Santa Clara, situado en el mismo centro de Roma, muy cerca del Panteón, el mismo lugar donde falleció Santa Catalina de Siena, que –como buena parte de las actividades italianas- sabe mezclar lo religioso con lo profano.



            Varios fueron las empresas patrocinadoras del evento, como la Universidad americana John Cabot www.johncabot.edu; el histórico hotel Quirinale, www.hotelquirinale.it ,  a espaldas del edificio de la Ópera de Roma, y donde se hospedaron entre otras personalidades la zarina Catalina de Rusia o el músico Rossini quien da nombre a su restaurante, sin olvidarse de Cibour, que promueve la cocina italiana en numerosos eventos.



Abrió el espectáculo la cantante brasileña y profesora de canto Luiza Lobo, a quien acompañaba el guitarrista Renán Capaverde, en una muestra de música brasileña típica y en otras ocasiones con baladas suficientemente conocidas como “La garota de Ipanema”.

 


El ganador absoluto del festival fue un filme turístico de la ciudad portuguesa de Oeiras, situada en el estuario norte del río Tajo, poco antes de desembocar en el Océano Atlántico. Recogió el premio Jorge Pinho, de la Cámara Municipal de Oeiras, al que tuve el gusto de conocer en el Festival de Cine Turístico de Portugal, ARTTUR, cuando se celebraba en la localidad de Barceos, cerca de Oporto.

https://www.youtube.com/watch?v=Ke9AQFOcphs




El segundo galardón absoluto fue para el realizados chileno Juan de la Ossa, quien lo consiguió para su película sobre el desierto de Atacama, el más seco del mundo, situado en el norte de Chile, y que puedes ver en este enlace: https://www.youtube.com/watch?v=30Thdxua6L4&feature=youtu.be .




El tercero fue para la película brasileña dedicada a Mato Groso do Sul, que está promoviéndose como destino de referencia en naturaleza y ecoturismo.

https://www.youtube.com/watch?v=dHGGoWU1R_M&feature=youtu.be

miércoles, 21 de marzo de 2018

FIACULT 2018 EN ROMA



 


            El cronista se halla en Roma como invitado del Festival Internacional Audiovisual de Cultura y Turismo, que promueve la entusiasta brasileña Marta Lobo de Sousa, y en la que acompañan personajes de la altura del cineasta inglés aposentado en España, David Cooper, ganador de numerosos premios internacionales de video turístico y el productor chileno Juan de la Ossa, excelente profesional. http://fiacult.com/


            Ayer nos reunimos en una cena en el Hotel Quirinale unas 15 personas para hablar de este interesante festival, que comenzó en Brasil y que se ha trasladado a Italia por la capacidad de acogida y de promoción que tiene en tierras europeas. Por cierro, por el histórico hotel Quirinale han pasado, desde su creación en el tercer tercio del siglo XIX, personajes históricos como Catalina de Rusia o el gran músico Rossini, cuyo nombre lleva el restaurante del “albergo”. www.hotelquirinale.it

 

            El acto de clasura del festival se celebra en el Teatro Santa Chiara, de Roma, con actuaciones musicales de Luiza Lobo y del guitarrista Renán, ambos brasileños de la ciudad de Florianópolis. Por cierto, ambos poseen una academia para enseñar a cantar, con gran éxito de alumnos más de 150 y destacados profesores del bel canto. www.fullvoice.com.br

martes, 20 de marzo de 2018

Reportaje del viaje a Camerún



En este viaje se hizo un recorrido por todo el país, desde Yaundé, la capital política, y tras pasar por las provincias del oeste, de habla inglesa, recorrimos





sábado, 17 de marzo de 2018

Homenaje a la encina y al madroño en Coslada


 

 
            El cronista extremeño ha tenido la gran oportunidad de ser invitado por la Casa Regional de Extremadura en Coslada, a un homenaje que ha organizado este centro en el polideportivo El Olivo, muy cerca de la rotonda “Extremadura” que tiene plantada una encina y ha sido adornada con varias cigüeñas, verdadero símbolo de la tierra de los conquistadores.
            El homenaje ha sido obra del presidente de la Casa Extremeña, Víctor Repilado, y de los cuatro hermanos Herrero Uceda, naturales de Ceclavín, que por su amor a la tierra, han creado con unos cuantos paisanos esa entidad que hemos llamado en denominar Plataforma Cultural “Extremeños en la Diáspora”.

 
 
            Abrió la jornada el alcalde de Coslada, Ángel Viveros, quien está casado con una extremeña, y agradeció la labor que los paisanos realizan en su pueblo. También intervinieron los hermanos Miguel y Elisa, quienes hablaron por su amor a los árboles y Elisa lo concretó en bellos poemas dedicados a estos seres. Un servidor le tocó hablar también del madroño, árbol que une las tierras madrileñas y extremeñas y concluyó Ana Belén Pérez Ruiz Moyano, de Cabeza del Buey, en defensa de los olmos centenarios de su pueblo, declarados árboles del año en España.

 
 
            Hubo una actuación del grupo musical “Semos asina” y del maestro pianista Alberto Lebrato, quien se quedó hasta el final y amenizó con su música canciones extremeñas e internacionales que fueron muy del agrado de las 300 personas que abarrotaban el local. Para concluir, hubo una comida de hermandad a base de ricas migas extremeñas.
 
 
 

            He aquí mi intervención:

El madroño: Madrid y su cultura

Francisco Rivero

Hogar Extremeño de Coslada

17 de marzo de 2018

 

         Hablar de los árboles en un país que los necesita es una obligación y una pasión para este servidor. Desde siempre he pensado que España es, hoy, un territorio desértico. ¡Cuántas veces he pensado esto viajando en mi coche por todas las autovías, carreteras regionales y locales de nuestro bellísimo país!

         Una anécdota real: Un servidor es uno delos cuatro fundadores de la Fiesta de la Tenca, el pez de las charcas de la comarca Tajo Salor Almonte, en la provincia de Cáceres, que surgió al calor del público una noche de verano tras una representación del Teatro Clásico de Alcántara. Allí surgió la fiesta como amor a lo nuestro, pero el año en el que se cumplió el 25 aniversario de ella, que se celebró en Malpartida de Cáceres, me traje desde Brescia, una ciudad del norte de Italia, donde se celebra una fiesta similar, al borde mismo del lago Iseo, a dos personas: la mejor cocinera de “tinca al forno” y al director de turismo de esa provincia italiana. Cuando los transportaba desde el aeropuerto de Barajas hasta la villa de Alcántara, él solía decirme, ¡Esto es un desierto, qué tierra sin árboles!... y era verdad. Todos los que conocen las tierras de la comarca de Alcántara – y otras muchas tierras extremeñas- se darán cuenta de que nos faltan árboles, ese ser que arraiga la tierra, que la enriquece y que le da vistosidad selvática.

         Y alguno argumentará: ¡Pero hay encinas, muchísimas encinas! Y yo le digo claro que sí: forman parte del paisaje de la dehesa extremeña, pero cuántos miles de encinas se arrancaron en los años 60 cuando en Extremadura se motorizó el campo con los tractores y las encinas eran un estorbo para hacer el barbecho recto en los campos extremeños.

         Se cuenta que en tiempos antiquísimos España era un territorio tan frondoso, que una ardilla que entrara por los Pirineos podría atravesarlo hasta el sur sin bajarse de los árboles; las guerras, la construcción de barcos a lo largo de la historia, (por cierto el otro día estuve visitando el Museo Naval, uno de los mejores museos de esta especialidad del mundo, y allí me enteré que para construir un galeón, el barco español por excelencia, se necesitaban sólo… 20.000 troncos de buenos árboles, y esto ha dejado un país reseco y sin vegetación arbórea. Para rematarlo, durante décadas se han plantado miles de hectáreas con un árbol procedente de Australia, cuyas hojas se comen los canguros, pero que arrasan totalmente nuestros suelos: Me estoy refiriendo al eucalipto, cuyo único beneficio que conozco es que los vapores de sus hojas cocidas curan nuestros resfriados.

         Pues bien, ante este panorama hemos de reaccionar plantando árboles y más árboles.

         Cuando niño, en Brozas, del que un servidor tiene el honor de ser su cronista oficial, plantábamos árboles en la charca del pueblo, que servía de abrevadero al ganado. Había un coto escolar en el que los niños y niñas de las escuelas nacionales nos enseñaron a plantar arbolitos y a amar al bosque.

         También cuando niño, mientras estudiaba primero de bachillerato en el instituto El Brocense de Cáceres, donde estudié tanto que ese curso aprobé … sólo la gimnasia.  Un apunte más, El Brocense era un señor de mi pueblo, Francisco Sánchez de las Brozas, un gramático cuyas teorías gramaticales se siguen estudiando aun hoy en día por el famoso lingüista norteamericano Noam Chomsky, el más importante pensador del siglo XX en palabras del New York Times, y creador de la Gramática transformacional. Y otro apunte más, en Brozas estuvo viviendo tres años Antonio de Nebrija, el autor de la primera gramática castellana. Pues bien, harto de estudiar me iba al paseo de Cánovas en la capital cacereña para descansar y uno que es curioso por naturaleza leí una tabla con escritos en uno de los árboles cercanos a la estatua del poeta Gabriel y Galán. Era la oda a árbol, ese ser que nos cobija y da sombra, que nos da sus frutos y nos cede su madera al final de nuestra vida.
 

 


ODA AL ÁRBOL

¡Oh!
Árbol dormido de trémulas hojas,
arrullas con tu sombra, el trino,
del ave que luce en tus ramas,
hermosos y cálidos nidos.
Esbeltos colores son tus vestidos.
¡Oh!
Corazón blando y cautivo.
Saboreas con empeño las gotas de agua
que el cielo te da cuando solloza.
Cuida por favor a los hermosos pequeños
que tanto necesitan de tu aire,
de tus ramas, de tus sueños… ¡De tu corazón de madre!
¡Oh, árbol!
Dulce carisma de rocío
que haces brillar el corazón de la vida,
vibra en el alma
que de ti ha quedado prendida
e implanta por siempre
una razón de existencia

 

            Pero con el paso de los años, uno reparte su vida entre Extremadura, Mallorca y Madrid. Y ahora estamos en los madriles.

         Aquí, en nuestra tierra de acogida tenemos dos elementos importantes en el mundo del árbol: El Hayedo de Montejo, declarado como Reserva de la Biosfera del Rincón por la UNESCO, la entidad mundial, dependiente de la Organización de las Naciones Unidas, que declara Patrimonio de la Humanidad, algo así como las maravillas del mundo en los tiempos actuales. España es el tercer país del mundo con más declaraciones de reservas mundiales, tanto culturales como de naturaleza, tras Italia y China. En este lugar se encuentra uno de los entornos naturales más hermosos y mejor conservados de toda la Comunidad de Madrid. www.sierradelrincon.org

         Y qué decir del madroño, el verdadero símbolo de Madrid, ese arbusto que tanto gusta por sus flores y por sus frutos. “Arbutus unedo” es su clasificación latina. Un arbusto de unos 4-7 metros y cuya vida se da alrededor del Mediterráneo, con excelencia por la Península Ibérica y Marruecos. Y mirando por internet, me encuentro en Wikipedia que la foto de su fruto procede de un madroño del Parque de Monfragüe. He ahí un punto de unión de nuestras dos tierras, la de la nacencia y la de la estancia; Extremadura y Madrid.

         A pesar de que el madroño firma parte del escudo de Madrid, no es una fruta que se dé, especialmente, en esta zona de España, por su clima y por los suelos. El emblema de Madrid es el oso -por cierto, es osa- agarrado al arbusto, como es de todos conocido, pero la mejor explicación a todo esto nos la da el genial Mingote, al que un servidor le conoció hace más de 40 años en la Facultad de Periodismo. Don Antonio Mingote, académico, escribió en su libro Historia de Madrid: «el oso, primitivo habitante del país, abrazado a un árbol para impedir que venga un concejal y lo corte».

         Así es que, señor alcalde, no mande usted a un concejal a cortar ningún árbol y menos si es un madroño…

         Muchas gracias.  

         Antes de terminar, un soneto dedicado a la encina del poeta extremeño Wenceslao Mohedas Ramos.
 
 
 
 
LOS INTERVINIENTES CON SUS DIPLOMAS


miércoles, 14 de marzo de 2018

Homenaje a la encina, al madroño y a los olmos


 

 

        El sábado 17 de marzo de 2018, la Casa Regional de Extremadura en Coslada organiza un homenaje a tres árboles simbólicos de sus respectivas regiones: La encina, el madroño y los olmos de Cabeza del Buey.

        El presidente de la Casa Regional de Extremadura en Coslada, Víctor Repilado, nos hace la siguiente invitación al acto público participativo, en defensa de la naturaleza y del medio ambiente:

 

El acto tendrá lugar, el sábado día 17 de marzo 2018 a las 13:00 horas en las inmediaciones de la rotonda situada en la confluencia de las calles, Mar Mediterráneo con Océano Indico, (Barrio del Puerto) de Coslada (Vestíbulo y plaza aledaña al Estadio Municipal El Olivo.)




 


PROGRAMA DEL ACTO


 
1.- Apertura, a cargo del alcalde presidente del Excmo. Ayto. de Coslada. D. Ángel Viveros Gutiérrez.

 

2.- Lectura del Manifiesto, en defensa de la Naturaleza y del medio Ambiente, a cargo de D. Miguel Herrero Uceda, Doctor en inteligencia artificial, naturalista y escritor extremeño: “Extremadura, en el centro de su escudo aparece una encina que representa, más que un árbol, una filosofía de vida, un modo de ser, una simbiosis viva como son las dehesas".

 

3.- La Encina, poesía escrita y recitada a cargo de Dña. Elisa Herrero Uceda, es Doctora en Biología, escritora y poeta, autora de varios trabajos en homenaje a los emigrantes extremeños que contribuyeron a la construcción de una Coslada próspera.

 

4.- El Madroño, símbolo de Madrid como ciudad acogedora, crisol de culturas. Madrid, la villa del oso y el madroño. "Hay quien asegura que, en tiempos pretéritos, en las cercanas montañas habitaban osos que bajaban al valle, siguiendo el curso del Manzanares para comer los frutos del madroño. Un árbol espontáneo en estas tierras, apreciado tanto por los animales como por los lugareños y cuyo nombre, además, recuerda al de la población que representa". (El alma de los árboles)

 

El madroño, Madrid y su cultura a cargo del periodista, escritor y presidente fundador de la Asociación de Periodistas de Turismo de Extremadura, D. Juan Francisco Rivero.

 

5.- Los Olmos de Cabeza del Buey, En defensa del Árbol Europeo del año- participa Ana Belén Pérez Ruiz-Moyano en representación del Excmo. Ayto. de Cabeza del Buey (Badajoz).

 

6.- Menciones personales, a cargo del presidente de la Casa Regional de Extremadura.

 

7.- El acto estará amenizado por el grupo “Semus Asina” y la actuación musical del maestro pianista Alberto Lebrato.

 

8.- Al final y para celebrarlo, hemos previsto degustar las tradicionales migas extremeñas.

 

Será un placer contar con su presencia.

jueves, 8 de marzo de 2018

Camerún, todo África en un país (I)


El cronista ha tenido en esta ocasión la oportunidad de viajar hasta Camerún, un país situado al norte de Guinea Ecuatorial, en pleno África tropical y que es un resumen de todo el contienente, pues tiene nieves, en las alturas del monte Camerún, de más de 4.000 metros ; selvas con tribus pigmeas y sabanas en el norte, compartiendo con otros tres países Nigeria, Niger y Chad.

 

Ha sido un viaje en el que se han recorrido, en 12 días,  miles de kilómetros. Curiosamente, a pesar de que España ha sido durante varios años el primer cliente comercial de Camerún -ahora superada por China- no hay vuelo directo desde nuestro país hasta esta nación centroafricana.

 

Un poquito de historia: Hasta el siglo XIX había numerosos reinos en este territorio, que fue colonizado por el imperio alemán, hasta que Alemania perdió al Primera Guerra Mundial y fue sustituida por otros dos países europeos coloniales: Francia e Inglaterra, de ahí que haya dos idiomas oficiales, aunque el mayoritario es el francés. Ahora, de alguna manera, es potencia colonial la capitalista China de partido único comunista. China está construyendo la primera autopista del país, desde el aeropuerto internacional hasta la capital: Yaundé.

 


            Durante el viaje estaba programado visitar el Paque de la Mefou, un parque en el que se hallan curando de diversas heridas, animales salvajes como gorilas, chimpancés y otros primates. Fue creado en 1999 sobre una superficie que supera las 1.000 hectáreas y donde se cuida y mima también la flora propia del paìs. De mucho interés es la visita al árbol más viejo del mundo, de 29 metros de circunferencia en el tronco y situado en Ebogo, a unos 60 kilómetros al sur de la capital,  y para llegar hasta él hay que ir en un precioso viaje en piragua, realizada a partir de un gran tronco.

 

            La cena fue en un precioso restaurante de la capital, el « Bois Sainte Anastasie », que comanda desdehace 10 años, María Teresa una intrépida y alegre mujer. Por cierto, la mujeres en Camerún tienen muchas iniciativas empresariales y puede decirse que tienen un gran papel en el desarollo económico de la sociedad camerunesa.

 

 

Por las Cheferías
 

 

            Como ya se ha dicho, Camerú estaba formado por numerosos reinos, de ahí que en la actual República camerunesa haya todavía muchos jefes tribales que llevan el nombre de rey, (chefferi) como es el caso del de Batoufam, Su Majestad Nayang Toukam Inocent, un hombre simpático que conoce muy bien los Sanfermines de Pamplona y que manda sobre unas 12.000 personas. Fue una agradable visita la que hice a su palacio, a su salón del trono, cpncñluytendo la jornada con una cenz< esepcial y la danza  guerrera de su pueblo y a la especial cena que nos dedicó.

 

            Esa jornada concluyó en el Dominio de Petpenoum, un lugar encantador, al borde de un lago, con todas las  comodidades (incluido wifi), y que es propiedad de un francés. Para llegar hasta allí hay que recorrer 9 kilómetros por un camino, que por la noche tiene su riesgo. De todas formas, merece la pena.

 

            Un rey de primera es el Sultán de Fumbam, Su Majestad El Hadj Ibrahim Mbombo Njoya, el rey de los bamunes, reino fundado a finales del siglo XIV y que posee una lengua propia, inventada por su ascendiente en 1869, denominada «Shu-mon», que pudo ser descifrada gracias a una tabla escrita en esta lengua, en árabe y en francés, y que se puede ver en el museo del sultán. Por cierto se está construyendo junto al palacio un nuevo edificio que propone una muestra de los objetos artísticos de esta tribu con estilos museísticos mucho más modernos,

 

            El Sultán tiene un protocolo extraordinario a su salida de la mezquita los viernes. Es agasajado por sus súbditos, mientras grandes trompetas anuncian su llegada y dos le abanican. Lentamente desde el templo hasta el palacio, el rey agradece las muestras de afecto de su pueblo. Los caballos, muy engalanados, brican delante del real cortejo. Al final nos recibió en su salón del trono y resulta que habla un español perfecto por haber sido años atrás embajador de Camerún en Guinea Ecuatorial.

 


            La primera parte de este viaje concluye en las cataratas d’Ekom-Nkam, en la localidad de Mélong, de 80 metros de caida libre. Es un lugar encantador y exótico, por eso fue el escenario donde se rodó en 1984 la película "Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos", protagonizada por el actor Christopher Lambert.

Greystoke, la leyenda de Tarzán, el rey de los monos