Entradas populares

lunes, 3 de agosto de 2015

El museo etnográfico de Hinojal


 

 

            Paso el fin de semana en mi pueblo de Hinojal, una aldea dependiente en su día de los Conde de Alba y Aliste, cuya casa palaciega estaba en lo que hoy es la Hospedería de la Junta de Extremadura en el cercano pueblo de Garrovillas de Alconétar.

            Pues bien en este pequeño pueblo cacereño, situado en la comarca de los Cuatro Lugares, junto a Monroy, Talaván y Santiago del Campo, acaba de inaugurar hoy mismo el museo etnográfico “Martín Díaz”, un octogenario vecino de la localidad que ha ido recogiendo objetos que usaban  las gentes en otros tiempos y que hogaño no se utilizan ya.

            El edifico fue en su día colegio, donde mi madre que tiene ahora 87 años, iba a la escuela con su querida maestra doña Paula, natural de Alba de Tormes (Salamanca), al igual que su padre Juan Francisco Domínguez. Con el tiempo este edificio fue capilla y hasta iglesia cuando estaban arreglando la actual de Nuestra Señora de la Asunción, levantada en el siglo XVI y hoy es  el monumento más importante de la localidad.

 

            Pues bien, a este edificio se le acaba de dar un nuevo uso: el de Museo Etnográfico. El alcalde, Teófilo Durán Breña, me abre unos momentos el museo para poder recrearme en él y tomar unas fotografías de su buen abastecido legado, Allí hay desde un telar hasta una capa de paño, unos utensilios de barbero hasta los yugos para uncir las bestias.
 
 

            Teófilo me enseña con cariño dos cosas típicas de Hinojal: Una petaca de la fábrica que había en el pueblo a mediados del siglo XX: Fábrica de Petacas Felipe Moreno. Hinojal (Cáceres) y una botella de la fábrica de gaseosas que tenía como  marca: “Deliciosa”, fábrica propiedad de Vicente Monge Moreno (hijo).
 
 

            Una sugerencia: El museo es muy atractivo para conocer cómo era la vida hinojaliega décadas atrás. Sería muy interesante exponer menos objetos y así montar exposiciones temáticas y cambiar los objetos en diversas épocas del año, De esta manera habría un museo etnográfico y muchas formas de verlo. Otra sugerencia sería, como hace el rey de los museos etnográficos de Extremadura, el de Olivenza, colocar en lugar preferente: “La pieza del mes” y así el público la puede observarla con detalle.

            A los hinojaliegos que lean este artículo les sugiero que visiten el museo “Martín Díaz”. Es reconocer lo que fuimos y volver a nuestros orígenes,  vivamos donde vivamos; en Cáceres, Madrid, Barcelona, otras zonas de España o del extranjero. Con este museo uno se recuerda que siempre es hinojaliego y a Martín Díaz Cerro muchas felicidades por su paciencia en recopilar tantos objetos que forman parte de nuestro patrimonio histórico.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Hoy he visitado el museo y verdaderamente merece la pena su visita. Alberga muchos objetos de antaño que hace recordar a los coetaños y que enseñan mucho a los que cómo yo no los hemos vivido. Me parecen muy buenas sugerencias las del Sr. J.F. Rivero.

Jesús García Jiménez dijo...

Tras tantas gratas e interesantes noticias sobre Hinojal, que nos facilita con periodicidad este hinojaliego llamado J. Francisco Rivero.
¿Que está pensando la corporación municipal de Hinojal para nombrarle Cronista Oficial de Hinojal, dignidad que ya posee de Brozas?
Apresuresé don Teófilo, que el tiempo vuela y nombrar cronista no cuesta dinero.
Saludos Hinojal

BERNAL JIMENEZ,A, dijo...

.El museo de Hinojal Algo que tod@s debemos de conocer estoy de acuerdo que esta muy recargado y no se puede apreciar en toda su extension falta espacio para exponer tantas cosan y no es que sobre nada sino que es mejor exponer por temas y temporada. Cada temporada las cosas que se relacionen con ella. Solo hago una sujerencia que es como yo lo veo.